Quinta fachada

fredy_alzate_5ta_1
fredy_alzate_5ta_7
fredy_alzate_5ta_6
fredy_alzate_5ta_5
fredy_alzate_5ta_4
fredy_alzate_5ta_3
fredy_alzate_5ta_2
fredy_alzate_5ta_8
fredy_alzate_5ta_9
fredy_alzate_5ta_10
fredy_alzate_5ta_11
fredy_alzate_5ta_11a
fredy_alzate_5ta_12
fredy_alzate_5ta_13
fredy_alzate_5ta_14
fredy_alzate_5ta_15
fredy_alzate_5ta_16
fredy_alzate_5ta_17
fredy_alzate_5ta_18
Image 1 of 19

Quinta fachada, Fredy Alzate

Borrando bordes, evidenciando límites

No cabe la menor duda de que el organismo arquitectónico ha invadido una inmensa superficie del planeta, produciendo el pavoroso paisaje en el que habitamos en todos los rincones urbanos del globo. Infortunadamente, el Proyecto Moderno y su vástago, la Arquitectura Moderna, no lograron resolver democráticamente los problemas reales de habitación del ser humano mediante el sueño ideal de un mundo higiénico, unitario, abstracto y racional.

Por el contrario, la realidad, y particularmente la de nuestras ciudades en vías de desarrollo, evidencia la pugna permanente entre las ideas abstractas del urbanismo y la arquitectura modernos frente a la desesperada, precaria, inestable y mutante cotidianidad habitacional de quienes ingeniosamente echan mano de toda clase de recursos para resolver su problema de supervivencia básica. El cobijo improvisado y efímero de los millones de casas de los barrios marginados de estas ciudades confirma la imposibilidad y la limitada capacidad de la arquitectura formal y académica.

La espacialidad y la piel de estas arquitecturas contingentes establecen una estética inestable, de tensión permanente, de transitoriedad y fragilidad, que pone al descubierto las diferencias, los abismos y las discriminaciones sociales. La versión opuesta a la idea utópica, higienista y ecológica de la terraza jardín, promulgada por el padre de la Arquitectura Moderna, el suizo Le Corbusier, se ve trastocada por completo en las cubiertas de estos albergues básicos que, como quinta fachada, reclaman dignidad. La mirada celeste que estos techos representan, recuerda las condiciones propias de la existencia humana –corpórea, finita, atada a la materialidad y a la Tierra– y, al mismo tiempo, pone en cuestión el sentido profundo de morar el planeta en armonía.

Entre esta visión de mundo, la propuesta plástica de Fredy Alzate retoma la realidad mutante de la contingente supervivencia para lanzar un llamado crítico y, al emplazarse en el Museo Leopoldo Rother, bastión insigne de los postulados modernos, devela la contradicción propia de aquellas ideas racionales. Por ello, la quinta fachada envolvente se concentra en sí misma para aislar a su habitante de aquel otro mundo ajeno, prístino, de geometría simple y abstracción formal, que evade la consistencia compleja del ser humano.

De esta manera, Quinta fachada aborda la ciudad planetaria real en esta propuesta artística que trasciende los límites disciplinares del espacio escultórico para contemplar los territorios de la arquitectura y constituirse ella misma en contenido nuevo, original, que actúa sobre el universo construido por el ser humano en su afán de establecer mundo. Acudimos aquí a una obra que “[…] tiene el poder de yuxtaponer en un único lugar real distintos espacios, varias ubicaciones que se excluyen entre sí”.

Juan David Chávez Giraldo
Arquitecto, Mg. en Historia del Arte, Doctor en Artes (C)
Profesor Titular Universidad Nacional de Colombia

Paisajes elevados from Fredy Alzate on Vimeo.
VII Premio Luis Caballero 2013
Paisajes elevados
video: Victor Muñoz
sonido: Juan Pablo Silva

 

Fifth facade/game art
Click en la imagen para JUEGO ON LINE
(“ENTER” para comenzar – “FLECHAS” del teclado para cambiar de posición)

fredy_alzate_5ta_13

Fifth facade/game art
Programación/ Óscar Valencia
Artes/Óscar González

fredy_alzate_5ta_19

Museo de Arquitectura Leopoldo Rother
Dibujo Leopoldo Rother

El Museo de Arquitectura Leopoldo Rother, ubicado en la Universidad Nacional de Bogotá, propicia un marco referencial ideal para desplegar signos que aludan a las interconexiones que se establecen entre el contexto social y el pensamiento arquitectónico. El edificio de la antigua imprenta Universitaria, es desde 1986 la sede del Museo Nacional de Arquitectura de la Facultad de Artes, creado para conmemorar los 50 años de existencia de la facultad, la primera en Colombia. El objeto anotado entonces fue conocer, recopilar y difundir la arquitectura colombiana. A partir de 1992 cambió su nombre a Museo de Arquitectura Leopoldo Rother, en memoria del arquitecto alemán catedrático de la Facultad y cabeza del Plan de la Ciudad Universitaria. El edificio es una de las obras maestras de la arquitectura moderna en Colombia y bien de Interés Cultural de Carácter Nacional desde marzo de 1995.